EL AGUA ESTÁ DORMIDA EN EL MAR DEL NEGRATÍN

VÍDEO DE NUESTRA SEMANA SANTA VIVIENTE

SELECCIÓN DE IMÁGENES EN MAR DEL NEGRATÍN

ORIGEN DE MIS VISITAS

CALENDARIO CUEVEÑO DE EVENTOS Y ACTIVIDADES

sábado, 14 de marzo de 2009

EDUARDO RUIZ "LONGINOS"


Aunque es cueveño de nacimiento y de contenidos, su vida familiar está afincada en la Ciudad Condal, muy cerca de la plaza Llucmajor de Nou Barris, desde hace muchos años. Es profesor y está casado con Tere -la actriz protagonista de la "Primera Caída". También sus hijos forman parte del grupo de figurantes, siendo así, otra más de las familias integradas desde el inicio de nuestra Semana Santa.

Eduardo, también, es muy conocido en el "ambiente cueveño" y es uno de los personajes al que desde el público más se le grita y condena para que deje de flagelar al Nazareno, aunque parezca que los latigazos sean reales y suenen a crueldad, la verdad es que la magia de teatro hace que no sea así y no duelan nada y que la ¿sangre? aunque salpique por todos lados, es sólo un sucedáneo. Todo lo demás es la calidad y el buen hacer de los actores que bordan esas escenas de tal manera que todo parece auténtico y conmovedor, cuando en realidad cada una de éllas sólamente es un "juego teatral" de una calidad única, sublime e inigualable.

En la realidad de la vida Eduardo es totalmente diferente a todo lo que representa. Es una persona jovial, amable, siempre dispuesto a echar una mano en todo y dónde sea; además es cariñoso y divertido en todo momento y en todo lugar y tiene un sentido irónico de la vida delicioso, aunque en el Drama de Pasión parezca otra cosa.

Por otro lado, no olvidemos que en nuestra representación, Eduardo, hace el papel de "Longinos", el soldado que con la lanza atraviesa el corazón de Jesús y echa a correr cuando se da cuenta que ese personaje de la cruz es el auténtico Jesús de Nazaret, el "Cristo".

EL PERSONAJE HISTÓRICO:Era el centurión, que al mando de un retén de soldados, vigilaba a los tres crucificados en el Gólgota. Fue también el que, para rematar a Jesús, “le traspasó el costado con una lanza, e inmediatamente brotó sangre y agua”.

El mismo que, al presenciar las portentosas convulsiones de la naturaleza que se produjeron a la muerte del Nazareno: “Verdaderamente éste era Hijo de Dios”. Más aún, Longinos se estaba quedando ciego y, al asestar la lanzada en el costado de Cristo, una gota de su sangre cayó en sus ojos y recobró toda la visión, dice la tradición. Abandonó el ejército, fue instruido por los apóstoles y llevó una vida monástica en la Capadocia.

Finalmente, los romanos le llevaros a juicio y el gobernador ordenó que se le quebrantaran a golpes todos los dientes y que le cortaran la lengua a pedazos, antes de decapitarlo. Dicen que Hitler estaba obsesionado por la lanza de Longinos hasta que consiguió apoderarse de ella y convertirla en su talismán.

No hay comentarios: