EL AGUA ESTÁ DORMIDA EN EL MAR DEL NEGRATÍN

VÍDEO DE NUESTRA SEMANA SANTA VIVIENTE

SELECCIÓN DE IMÁGENES EN MAR DEL NEGRATÍN

ORIGEN DE MIS VISITAS

CALENDARIO CUEVEÑO DE EVENTOS Y ACTIVIDADES

sábado, 7 de marzo de 2009

Mª DOLORES GARCÍA "LA VIRGEN MARÍA"

ESCENA DE LA ENTRADA A JERUSALÉN
PRECIOSA ESCENA DE LA "PIEDAD"

Esconde bajo su mirada la ternura maternal y la ilusión de la vida. Tiene la memoria limpia, clara y fresca como las cristalinas aguas de las lluvias de invierno arremansadas en el Negratín. De relato largo, ordenado, profundo y detallista. De extraordinaria mesura hasta el punto que te hace vivir fácilmente, de cerca, sus sueños, vivencias y quimeras como si tú fueses su misma sombra.

Nació entre los gélidos fríos invernales de un febrerillo loco del altiplano granadino “el veintiséis de febrero de mil novecientos sesenta y ocho, en Baza pero soy de Bácor”, me dice.

La Semana Santa Viviente para ella es algo diferente y único…“Cuando subo sola por la loma hacia la cruz, oyendo a Alfredo Kraus cantando en todo momento: “desde una loma del sendero, la Virgen caminante… me emociono mucho y cuando escucho esas palabras me desbordo y no veo ni el camino”.

“La escena en la que yo llego a la cruz es la que más me gusta. Cuando abrazo y le acaricio los pies de mi hijo (Jesús). Es que en cada momento lo siento como si fuera mi propio, de verdad.

Al final me impresiono muchísimo cuando encima del Calvario abro los ojos y miro a todos sitios. Veo gente en todos los rincones, por todos lados y pienso ¿qué ha pasao aquí? Después aquellos aplausos. Es, verdaderamente, una satisfacción enorme”.

EL PERSONAJE HISTÓRICO:
Dado que la Pasión de Jesucristo tuvo lugar durante la Semana Pascual, se espera naturalmente encontrar a María en Jerusalén.

La profecía de Simeón se cumplió en su plenitud principalmente durante los momentos de sufrimiento de nuestro Señor. Según una tradición, su bienaventurada Madre se encontró con Jesús cuando cargaba con la cruz camino del Gólgota.

“El Itinerarium del Peregrino” de Burdeos describe los lugares memorables que el escritor visitó en el 333 después de J.C., pero no menciona ninguna localidad consagrada a este encuentro entre María y su divino Hijo. El mismo silencio domina en el llamado “Peregrinatio Silviae” que solía localizarse en el 385 después de J.C., pero que últimamente ha sido emplazado en 533-540 d. de J.C.

Mas un plano de Jerusalén que data del año 1308 muestra la iglesia de S. Juan Bautista con la inscripción "Pasm. Vgis", Spasmus Virginis, el desmayo de la Virgen.

Durante el curso del siglo XIV, los cristianos comenzaron a localizar los emplazamientos consagrados a la Pasión de Cristo, y entre ellos se encontraba el lugar en el que se dice que María se desmayó al ver a su Hijo sufriendo.

Desde el siglo XV se encuentra siempre "Sancta Maria de Spasmo" entre las estaciones del Camino de la Cruz, erigidas en varias partes de Europa a imitación de la Vía Dolorosa de Jerusalén.

El hecho de que Nuestra Señora debería haberse desmayado a la vista de los sufrimientos de su Hijo no está muy de acuerdo con su comportamiento heroico al pie de la cruz; a pesar de ello, debemos considerar su calidad de mujer y madre en su encuentro con su Hijo camino del Gólgota, mientras que es la Madre de Dios al pie de la cruz.

No hay comentarios: