EL AGUA ESTÁ DORMIDA EN EL MAR DEL NEGRATÍN

VÍDEO DE NUESTRA SEMANA SANTA VIVIENTE

SELECCIÓN DE IMÁGENES EN MAR DEL NEGRATÍN

ORIGEN DE MIS VISITAS

CALENDARIO CUEVEÑO DE EVENTOS Y ACTIVIDADES

miércoles, 10 de febrero de 2010

ERNEST LLUCH, UN HOMBRE BUENO

“No esperes golpes de suerte/seguirás a su merced,/mientras haya gente/ que trafique con la muerte”

(Joan Manuel Serrat)

ERNEST LLUCH

 
LLUCH CON ANTONIO V. MARTÍNEZ

ERNEST V MOSTRA INTERNACIONAL DE TEATRE

Le había invitado varias veces, como otros años, a la “Cloenda i Repartiment de Premis de la Mostra Internacional de Teatre Jove Congrés de Barcelona”.
Aquel día no llegó puntual como era habitual en él. El tráfico le jugó una mala pasada -vino después de la primera actuación- preocupándonos a todos un poco, pues siempre llegaba solo y sin escolta.
Al cabo de un buen rato, el acomodador de la platea del teatro, al no reconocerlo, no le dejó pasar porque no llevaba la invitación. Con las prisas la habría olvidado, quizás, en casa o en el coche.
Ernest Lluch no se inmutó. Podría haberse marchado tranquilamente, haberse identificado o solicitar la presencia del director de la Mostra, que era yo, pero no hizo nada de eso.
A la entrada del anfiteatro, esperó la ocasión, pues era más fácil; y cuando subía la Banda de Música “Santa Cecilia” de la Casa de Granada, que había acabado su actuación, se mezcló entre los músicos y pasando desapercibido, se “coló” en el anfiteatro.
No transcurrió mucho tiempo cuando alguien nos puso, rápidamente, al corriente; como no había encontrado donde sentarse sin complejos lo hizo en uno de los últimos escalones.
De inmediato subí a por él y a disculparme. “No te preocupes, he sido yo quién llegó tarde. Tendría que pedirte perdón”, me dijo con esa sonrisa irónica llena de simpatía y amistad, escondida detrás de sus gafas.
Ernest Lluch siempre fue un hombre cordial y simpático, rodeado de ese aire o aspecto de profesor despistado; además poseía un profundo sentido del humor delicioso y un sentido irónico de la vida digno de elogio.
Además, Ernest había sido ministro de Sanidad en el gobierno de Felipe González y en el momento de esta anécdota, era Rector de la Universidad Menéndez y Pelayo; un hombre de extensa y profunda cultura, muy querido por todos.
Siempre que le invité vino a nuestras actividades, dándonos un gran prestigio cuando éramos poco conocidos y apoyó intensamente nuestras actividades cuando muy pocos creían en nosotros. ¿Y cómo no?, era “forofo” del Barça.
“Claro que se puede sacrificar un partido de fútbol, con mucho gusto, para presenciar actividades como ésta”, respondió a un periodista del Periódico de Catalunya, refiriéndose al espectáculo de la Cloenda de la VI Mostra Internacional de Teatre Jove Congrés, para después continuar diciendo: “Sorprende, que a veces, se dice de las asociaciones culturales, refiriéndose a la nuestra -Taller de Teatre Sant Jordi- han perdido actividad y que prácticamente están desapareciendo, pero creo que quienes lo dicen, no saben la actividad que hay. Es una cosa muy positiva que tanta gente colabore y participe en esta Mostra Internacional que hoy hemos visto y disfrutado”.
Hace tiempo, unos asesinos terroristas de ETA impregnados de odio y violencia, decidieron poner fin a la vida de este hombre bueno, que rebosaba libertad, tolerancia y cultura por los cuatro costados.
Nadie da más que el que ofrece todo lo que tiene. Ernest Lluch dio su vida por defender el derecho al diálogo y a la libertad.
Ernest, donde quieras que estés, no podré olvidar fácilmente tu paso por parte de mi vida cultural en la Ciudad Condal.

Descansa en paz para siempre.

Texto: Antonio V. Martínez

No hay comentarios: