EL AGUA ESTÁ DORMIDA EN EL MAR DEL NEGRATÍN

VÍDEO DE NUESTRA SEMANA SANTA VIVIENTE

SELECCIÓN DE IMÁGENES EN MAR DEL NEGRATÍN

ORIGEN DE MIS VISITAS

CALENDARIO CUEVEÑO DE EVENTOS Y ACTIVIDADES

martes, 24 de diciembre de 2013

YA SE NOTA LA NAVIDAD EN CUEVAS DEL CAMPO (CARTAS A BERTA, OTRO NUEVO CAPÍTULO DE MI NUEVO LIBRO, "DESDE EL MIRADOR DEL NEGRATÍN, POEMAS Y VERSOS").

Berta querida, casi sin darnos cuenta ya estamos notando -un año más- nuestra Navidad cueveña, tan especial y profunda, en estos primeros días de diciembre. Cada año un lugar diferente, recordando mi niñez con todo el cariño de mi alma, y también a tantas personas tan queridas, que ya no están con nosotros porque se nos fueron para siempre hacia la eternidad…
Por un instante recuerdo la última...

NACIMIENTO DE JESÚS NIÑO

ÁRBOL DE NAVIDAD

Un lucero primoroso brilló en el cielo que ya no es azul, un cielo bañado de indefinibles luces amarillas y violetas de la última hora. Es tarde de Nochebuena, y un sol cansino se apaga dulcemente en el rojo ocaso cueveño. Un invierno preñado de estrellas se despereza dispuesto a velar nuestros sueños infantiles.
Se respiran por doquier olores tiernos de pino y olivos que saben a perfumes embriagadores y limpios del Chaparral o de las Hermanicas; y la inclemencia invernal se retira confusa en el ambiente entrañable de los villancicos y panderetas de nuestra rondalla que suenan por todas partes como campanillas de plata.
¡Mira, Berta, como embellece la gente sus hogares! Tras los cristales, los arbolitos y las candelas lucen toda su magia navideña.
Me pasmo ante la maravilla de los críos construyendo sus belenes con el corcho y el papel plateado, con el musgo aún humedecido, con las figuritas que son un prodigio.
¡Qué nostálgia al recordar mi infancia, cuando los hacía también con esa gracia e ilusión tan ingenua, tan pura, tan sencilla…!
Al pasearme esta tarde “cálida”, -ya oscurecida- siento la sinfonía de música, colores y villancicos al son de los almireces, panderos y panderetas; el hervidero humano que deambula calle arriba, calle abajo, con el trajín de regalos, mantecados, polvorones, turrones y me veo entre esos niños tocando y cantando el “aguilando” de puerta en puerta; en otras se nos decía: -aquí no se canta, aquí se reza porque estamos de luto"-, mientras recuerdo a otros niños pobres, atónitos, frente a los ricos escaparates de nuestro pueblo…
Ya está todo preparado. La Nochebuena llega toda engalanada de resplandores celestes. Se encenderán las luces en los belenes y nuestros corazones latirán gozosos al celebrar -un año más- el Misterio de la Navidad, mientras cantábamos todos…

“Noche de paz,
noche de amor,
ha nacido el niño Dios
en un humilde portal de Belén
sueña un futuro de amor y de fe
viene a traernos la paz
viene a traernos la paz...

Desde el portal llega tu luz
y nos reúne en torno a ti
ante una mesa de limpio mantel
o en el pesebre María y José
en esta noche de paz
en esta noche de paz..."


Querida Berta, perdóname que esta noche me haya envuelto, casi sin darme cuenta, en la profundidad de la nostalgia, recordando a cuantas personas tan queridas se fueron de nuestro lado para siempre y que ya sólo viven en nuestro recuerdo y memoria. Se fueron como el viento por el mar, en silencio casi.
Un beso muy fuerte y feliz Navidad para todos.

HACIA BELÉN VA UNA BURRA

DIME NIÑO...

RINCÓN NAVIDEÑO

¡FELIZ NAVIDAD!
BELÉN, CAMPANAS DE BELÉN...

2 comentarios:

esperanza sandoval santander dijo...

Leyendo tu carta a Berta he paseado junto a ti por calles y caminos de mi infancia, he recordado momentos entrañables cuando junto a otros chiquillos no andábamos el pueblo pidiendo en Navidad el aguinaldo cantando villancicos, fueron años preciosos que quedan en el recuerdo con un regusto de sinceridad y armonía. Gracias por traer instante tan añorados a estos años fríos donde las almas deambulan luchando por sobrevivir al lastre de la crisis y sin embargo un rayo de esperanza se instala en su corazón al llegar la Navidad. Un fuerte abrazo y mis mejores deseos para tu vida.

Antonio V. Martínez Cruz dijo...

Gracias Esperanza. Un abrazo.