EL AGUA ESTÁ DORMIDA EN EL MAR DEL NEGRATÍN

VÍDEO DE NUESTRA SEMANA SANTA VIVIENTE

SELECCIÓN DE IMÁGENES EN MAR DEL NEGRATÍN

ORIGEN DE MIS VISITAS

CALENDARIO CUEVEÑO DE EVENTOS Y ACTIVIDADES

lunes, 1 de julio de 2013

DESDE EL MIRADOR DEL NEGRATÍN, POEMAS Y VERSOS: CAPÍTULO NOVENO “EL ABUELO”

Otra vez llamo a tu puerta, querida Berta, con mis versos  de poeta en este  hermoso día. Los escribí una maravillosa mañana del mes de julio, mientras los gorriones con sus trinos sonoros me recordaban canciones de amor, entre las luces tenues de color añil y malva extendiéndose generosamente desde la alborada a todos los rincones de nuestro pueblo.

ANTONIO "MAÑAS" EL ABUELO

“Tenía, yo, entonces…once infantiles y deliciosos años, cuando mis retinas se impregnaron de bellas e indelebles imágenes cueveñas. Aquellos crepúsculos -bordados de estrellas e impregnados de  preciosos colores- dibujados mágicamente en el horizonte lejano del firmamento; el insultante e insoportable canto de la chicharras -día y noche-, escondidas por doquier; el cansino, monótono e interminable ir y venir de la barcina con un sol de justicia, tórrido y asfixiante; las ligas con vino peleón, garbanzos “tostaos” y bacalao, en la puerta de Blánquez; la Cañá de San Isidro plena de mieses y de trillas; el molestísimo e insoportable polvo de las parvas que se colaba en los hogares y el cuerpo, por todos sitios; aquellas “gentes güenas” que nos sembraron sus vidas de futuro, -hoy abuelos y bisabuelos nuestros- casi todos ya desaparecidos…”

EL TRILLO, LA TRILLA Y LA ERA, "CAÑÁ DE SAN ISIDRO"

Contemplaba -pasmado- esta estampa idílica desde los olivos de nuestros “Sifones”. Vi pasar a “Princesa” aquella burra “tronona”, blanca y gris que tenía tu padre, hoy ya cansina por el tiempo y el trabajo padecido. Acababa de ser cargada con las agüeras repletas de patatas, frutas y verduras impregnadas de gotas de rocío que resbalaban generosamente formando reflejos multicolores como si de un palacio de cristal ambulante se tratase.
Parecía el dulce “Platero” de Juan Ramón Jiménez. Le vi llegar mientras se acercaba con ansia a beber agua del pilar que hay junto a la iglesia; diría que este espectáculo que estaban viendo mis ojos era una auténtica fantasía, un sueño irrepetible maravilloso, eternamente inolvidable en el corazón de nuestro pueblo.

"AQUELLA BURRA TROTONA, BLANCA Y GRIS..."

"...AGÜERAS REPLETAS DE PATATAS..."

" ... FRUTA Y VERDURA..."

IGLESIA ANTIGUA DE NUESTRO PUEBLO

En ese mismo lugar que Juan José el Boticario le sucedió… “Recuerdo el día del Señor de mil novecientos veintiséis que vivíamos entonces frente a la iglesia. Mi madre me arregló muy bien. Me puso mi trajecillo, la corbata y tal; entonces no se usaban zapatillos; yo, ni corto ni perezoso no esperé a que salieran ellos para ir a misa. Salí corriendo y me fui pa la iglesia. Debajo había un pilar con dos caños grandes. Al acercarme a uno de ellos se me escapó la mano y me fui dentro. Nadando estaba yo cuando me sacó un hombre de edad. Entonces me fui a casa y al verme mi madre me dio un alpargatazo en el culo”.
Estas imágenes que he visto reiteradamente en mi infancia, me han animado a contártelas en esta carta para que nuestras nietas no olviden nunca como vivieron  nuestros antepasados y al trabajo diario y constante  que realizaron con gran esfuerzo pero eso sí con mucho mimo y cariño.

EL ABUELO
He salido a jugar a la era
con la  horca y el trillo de rulos
cuando  he visto venir de la siega
a padre detrás de los mulos.

Agarrado a la bestia, sudando,
con la gorra  cubriendo su testa,
agobiado por Febo y sus rayos
al abuelo ¡cuánto le cuesta!

Al  frescor de la cueva reposa
descansando en la siesta, ¡es estío!
mientras, se oye gritar en la  loma
un “chambilero”  en busca de críos.
  
El viento separó el grano,
las palas recogieron el trigo,
los brazos guardaron los sacos,
ya  sí, habrá  pan en los meses de frío.

ANTONIO "EL BOTICARIO" (FALLECIDO)

Nada más por hoy, mi querida Berta, que estos recuerdos que nos envuelven de nostalgia y cariños permanezcan siempre en nosotros.
Besos desde mi ventana de lunas, mientras miro al cielo estrellado buscando, con ansia, tu figura. 

No hay comentarios: